Entradas

La rueda y los clones

El conjunto de mil mini clones que no aprenden a hablar y la esperanza sobre ruinas de que valga la pena. Un fantasma y un pasamano, una rueda sin tachuelas en los pies. Sigo creando razones que solo generan despliegues en bosque, que dan certezas de soledad. Donde toques la yema de los dedos estaré, me quedare cuando todos se vayan, jugare con los hilos de por no saber perdurar. Cuando caes en la cuenta que las monedas que giran vuelven al mismo lugar, cuando no da dos pesos la rutina. Idas y vueltas, ejercicios de afianzar lo conocido, lo que no pica, lo que mantiene el letargo. Una y mil veces más la pared estará al frente y el espejo detrás, que no se puede cruzar porque el conejo blanco nunca existió. Porque si soy vos y vos sos él, todos somos lo mismo y este carrusel nunca se detiene, que frenéticamente empatiza con la angustia y melancolizar se vuelve autopista, se vuelve carne y uña, y sobre todo una vez cada cierto tiempo. Repito patrones de distancia y boca cerrada, no en…

Cuanta luz

Que cada gota sea un placebo. Que toda la sal sea un terror. Ninguna de mis fuerzas fue escuchada y detrás de cada puerta tú fantasma.
Pero yo podría hacerlo bien, aunque tu imagen se refleje todo el tiempo frente a la fuente de la esquina de casa, y tu dibujo siempre en la pared, podría, sería distinto. Aunque bajo el árbol siempre estés tapada por mi mano, aunque no mire donde hay que mirar, sé que te filtras porque nunca pude sacar tu foto de mi placard, ni terminar o borrar ese dibujo interminable, casi imperceptible en mi pared.
Cuanta luz habrá que juntar para que atiendas?
Un plato roto no puede volver a su forma circular, ya no puede ser plato, pero si puede tomar un nuevo perfil se transforma, ave fénix emocional.
Nada es tan importante como la realidad, excepto cuando la imaginación, que repele relojes, me acerca a vos. Espinado deseo, oculta emoción, corpóreo caparazón. La distancia de un punto a otro, el cortocircuito en la comunicación, una impertinente promesa que ocupa un cajó…

Cachitos de Certidumbre

Y si todo lo que embiste va cortando cachitos de certidumbre que hacen poco a poco un nogal en el pecho?
Y si todo lo que aplaca queda estancado?
Y si todo el tiempo en realidad estas molestando?
Que la suspicacia encuentre un camino, que las sopas no alcanzaran en la niñez, que los días que en realidad no son días, aturdan hasta los saludos y se sientan piedras.
El refugio es un bote, el refugio es conocido y no por conocer, el rincón que nada mata ni nada mueve es el mejor amigo, el único, el que no hace trastabillar.
Cómo derraman las dudas.
Cómo duele la verdad.

De los imposibles

De los imposibles nada es tan terrible como el que fue posible, convencer a la materia gris que hay aceptar la lejanía es como entender.

Regulasombras

Soy romeo que perdió la daga
corro en las orillas sin saltar
soy quien ayuna de luz en la pradera
me acomodo en los rosales a descansar

Soy quinta parte de la posibilidad de desear
un hueco fijo que transpira en soledad
soy quien se escama por vos en todos lados
regulo sobras por si planeas volver a entrar

Debería dejar de crear tantos fantasmas
esos que solo aparecen en los films
solo me visto febril en domingos sin palabras
agazapado para saludar al corazón bostezar

Soy quien podría entender la arena
el deseo no modifica al desierto aunque nada brille como el contorno en sus pupilas...

Se puede mantener el globo?

Entonces el odio es solo la confirmación del amor, mientras que, en lo que respecta a la unión, todo es descartable. Hoy desde el baúl de los recuerdos hasta el intentar caminar todo es un cisne negro que naturaliza ansiolíticos para aplacar. Las muñecas gritan tanto que en la noche, mientras arden en llamas, suelen vibrar, las lágrimas no dicen nada, no mueven, ni provocan oscilar aunque si saben mantener el globo.
¿Resistir la culpa o exhalar? ¿Si todo es tan vago qué sentido tiene curar? ¿Puede ser simple como un gorrión que se entrega al sol para volar?. Las cuchillas duelen, la sangre se pregunta, el piso que es generalmente solo un piso esta vez tiene forma de cuna; cuna estática, cuna sin historia y sin color.
Me hundo en la vida y cuatro esferas negras absorben el respirar.
Yo podría soñarte, pero nunca en la brisa. Escribiendo en el silencio ¿Cuando voy a aprender? Si es tan cómodo el camino al sur, siempre en espiral, el confort que espanta, la semilla muerta, la canción con final,…

Preso melancolia

Tesoros que se acomodan placidos en nuestro rugoso horizonte gris, estremecen, moldean e inquietan la piel. Van para adentro pero dejan un punto en el exterior que al roce de la brisa del tiempo se inquieta, se pone nervioso y se vuelve melancolía.
Melancolía te acompaña
Entonces el punto se vuelve flor para llevar en el ojal y así empezar a notar de una vez que el recuerdo te cambio para siempre, ahora hay que jugar.
Hombro al frente y a seguir.
Cuantos puntos están invisibles esperando al viento?